Robles y Vinos

Las barricas de añejamiento de los vinos generalmente están hechas de roble blanco americano. La comunión del roble y del vino le da a éste último, características especiales. Este espacio está dedicado al vino principalmente, aunque tocaremos temas relacionados con él. Que tenga una feliz estancia en este sitio.

domingo, junio 11, 2006

La champaña tiene su precio


Los tomadores de champaña solamente beben los prestigiosos cuvées producidos por un puñado de bodegas. Pero cn precios de hasta $600 dólares por botella, es necesario ser un dictador o una estrella pop para poderlas consumir.

Winston Churchill bebía Pol Roger. Madonna y Gérard Depardieu son devotos de Krug. James Bond bebía Dom Pérignon en las novelas, aunque cambió a Bollinger cuando saltó a la pantalla de plata. Los zares adoraban la Cristal de Louis Roederer, al igual que los raperos Sean “P.Diddy” Combs (Puff Daddy) y Snoop Dogg. Bienvenido al mundo de los prestigiosos cuvées—los mejores y más caros champañas, que van desde $100 hasta $600 dólares por botella.

Cuando los mortales deseamos celebrar, no nos preguntamos si será con Krug o Cristal, sino si será champaña o vino espumoso. Si nos decidimos por la auténtica champaña, obviamente originaria de esa región francesa, pasamos a elegir la marca. ¿Optaremos por la seguridad que nos da el nombre Moët & Chandon o Veuve Clicquot; o quizá algo más económico o audaz de un productor menos conocido? Una opción podrían ser las champañas vintage. Pero para algunos afortunados y adinerados, solamente las “prestige cuvées” son suficientes.

Cristal fue originalmente creada para los zares rusos. Jean-Claude Rouzaud, que administraba la bodega Louis Roederer hasta que se retiró hace poco, dijo una vez: "Hacemos nuestro champaña para ese mercado del 3-5% que realmente conoce de vinos, y que se toma el tiempo para saborearlo correctamente".

Atención no deseada.

Pero parece que la realidad no le concede la razón. En los Estados Unidos, los principales consumidores de Cristal son raperos, cuyos deseos por la espumosa bebida emanan de la necesidad de ostentar.

De hecho, la popularidad ganada por estos motivos no agrada mucho a la casa Roederer. Frédéric Rouzaud, que heredó de su padre el puesto de director de la bodega en enero de este año, dice que Roederer ve con "curiosidad y serenidad" la publicidad que les otorgan estos músicos. Cuestionado acerca de si ese mundo de ostentación podría dañar a la marca Cristal, responde lacónicamente: "Esa es una buena pregunta, pero ¿qué podemos hacer? No podemos prohibirle a la gente que la compre. Estoy seguro que Dom Pérignon o Krug estarían felices de tener este problema.”

Dom Pérignon y Krug también han tenido sus dosis de publicidad negativa. El presidente de Mobutu de Zaire, un notorio dictador, se dice que era un devoto de la champaña rosada Dom Pérignon.

Durante muchos años, el más famoso consumidor de Krug en la Gran Breatña fue Jeffrey Archer, novelista, político, y recientemente habitante de una cárcel por haber cometido perjurio. Su insistencia en servir Krug, y solamente esa marca, a sus invitados a sus fiestas veraniegas se considera más una pose que una pasión. Esto se debe a que para indicarle a alguien el camino al baño le decía: "pasando el Picasso, a la derecha del Matisse".

La santificación de la Historia.

Las grandes champañas pueden sobrevivir a lo anterior pues están ligadas irremediablemente a la historia y a la tradición. Pero el concepto de las "prestige cuvée" es relativamente reciente. El Zar Alexander II tuvo la idea en 1876 de tener una champaña elaborada especialmente para su uso exclusivo. De esa manera surgió Cristal, una champaña particularmente fina en una botella de cristal con una etiqueta dorada.

A la caída del zar, Cristal desapareció en 1917, por lo que la primera champaña que logró popularizarse fue la Dom Perignon, producida por Moët & Chandon, apareciendo en 1936. El nombre se le dio en honor al monje que fue el principal contribuyente a la causa de la invención de este vino espumoso. Dom Perignon es embotellada en una botella verde oscura, réplica de las usadas en el siglo XVIII. Fue hasta 1945 cuando Cristal empezó a ser producida nuevamente, empezando a venderse al público en general.

En la actualidad, muchas casas productoras han decidido producir sus propias cuveés prestigiosas. Tal vez la de botella más bella sea la de Perrier Jouët. Su Belle Epoque viene en una botella de vidrio pintada con anémonas blancas, doradas y verdes. Creada en 1902 por Emile Gallé, un gran artista del art nouveau, fue descubierta después de la Segunda Guerra Mundial y utilizada desde 1964. La más reciente del club de "prestige cuveés" es la creada por Pol Roger en la década de los 80 llamada Winston Churchill.

Otras champañas que entran en la categoría de las que hemos venido mencionado son Celebris de Gosset, Comtes de Champagne de Taittinger, La Grande Dame de Veuve Cliquot, y Salon un vino de culto producido en muy reducidas cantidades elaborado solamente con uvas chardonnay blancas. Cada una de éstas se puede conseguir al accesible precio de un poco más de $100 dólares.

Las Tres grandes.

Cuando se habla de champañas caras, de inmediato saltan los nombres de Bollinger, Dom Pérignon, Krug, Pol Roger and Roederer Cristal. Pero los franceses de la región de champaña sólo reconocen tres: Cristal, Dom Pérignon and Krug.

5 Comentarios:

  • At 7:26 p. m., Blogger Ed said…

    El sabor y el fondo de Krug es sin duda incomparable con cualquier champagne de segunda marca, incluso con lo ácido del Dom Perignon, que no es más que una marca que se acerca cada vez más a lo populoso de Cristal.

     
  • At 9:53 p. m., Blogger Manuel Robles said…

    Debo confesar que la champaña no es lo mío, nunca me ha gustado del todo. Puedo disfrutar un par de copas, no más.

    Pero la sensación de abrir una champaña, servirla y verla juguetear no tiene precio.

     
  • At 12:09 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Sin duda la champaña tiene un romaticismo implicito a la hora de degustarla, no se bien si es por la magia de sus burbujas o el brillo metalizado donde espera ansiosa la botella en compañia de los hielos.

    Soy un amante de este hermoso y elegante vino, que cada dia me gusta mas.

    Xilenito.

     
  • At 5:04 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Aqui en Méjico existimos familias cuyos antepasados provienen de los Montes Pirineos del lado francés que el apellido ROUZAUD y estamos seguros de ser de la misma rama genealógica de los fabricantes de vino que hasta hace poco pertenecian a esos famosos fabricantes de vino, en LAS VEGAS `pedí en un Restaurant una botella de ese vino, tengo la foto porque un primo se quedo con la botella.

     
  • At 6:07 p. m., Anonymous Anónimo said…

    PUES LES CUENTO DESDE COLOMBIA YO NO TOMABA CHAMPAÑA PERO TUBE UN NOVIO EL MAS ROMANTICO DE TODOS ESTUBIMOS EN CARTAGENA PRIMERO UNA BUENA CENA CON VINITO Y LUEGO CHAMPAÑA NO RECUERDO CUAL PERO ERA MUY COSTOSA SON CUBANO FUE UNA NOCHE SUPER Y DESDE AHI QUEDE ENAMORADA DE LA CHAMPAÑA YA NO DE EL HAHAHAHA.....QUE DELICIA

     

Publicar un comentario

<< Home